• ULTIMA HORA:

    Cinco asesinatos que cambiaron el rumbo de la historia


    Economiahoy
    A lo largo de los años, varias ejecuciones y homicidios han cambiado el rumbo de la historia. Probablemente conozcas lo básico sobre alguno de ellos, pero, cuando indagas un poco más en detalle los acontecimientos, puedes encontrar algunos datos curiosos que no suelen llegar a los libros.
    Bien sabrás que muchos personajes famosos han muerto a manos de sus seguidores, de sus oponentes o por trastornados que se encontraban, desafortunadamente, en el mismo espacio tiempo que ellos. Hoy te presentamos los asesinatos que dieron paso a la inmortalidad de estas figuras, catapultando el día de su fallecimiento como fecha imborrable del colectivo popular.

    Franz Ferdinand



    Franz Ferdinand. Imagen: Wikipedia
    La trágica muerte de Franz Ferdinand en 1914 marcó un antes y un después en la historia de la humanidad. El archiduque de Austria, heredero del Imperio Austro-Húngaro, fue asesinado a tiros junto a su esposa por un grupo terrorista llamado 'la Mano Negra' en Sarajevo (Bosnia), detonando el inicio de la Primera Guerra Mundial.
    Algunos dicen que el acontecimiento, conocido como el Atentado de Sarajevo, fue ideado para desencadenar dicha guerra, mientras que otros defienden que ocurrió por motivos políticos que tenían que ver con la forma de gobierno del propio Francisco Fernando.

    John Fitzgerald Kennedy



    JFK. Imagen: Wikipedia
    El asesinato del trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos es uno de los mejores ejemplos de magnicidio de la historia. John Fitzgerald Kennedy, principal exponente de la democracia americana de los años 60, fue ejecutado en Dallas, Texas, en 1963 tras recibir un disparo en la cabeza de mano de Lee Harvey Oswald.
    A pesar de que existen varias teorías conspiranoicas acerca de su asesinato, no cabe duda de que su muerte cambió la percepción de todo el mundo y, sobretodo, el rumbo de la historia y de la Guerra Fría.
    Por otro lado, antes de Kennedy, los presidentes estadounidenses Abraham Lincoln, James Garfield y William McKinley habían sido liquidados durante su mandato. Por esta razón, causa sorpresa que, hasta 1965 asesinar a un presidente no era considerado un crimen federal.

    Cánovas del Castillo


    Cánovas del Castillo. Imagen: Wikipedia
    Este historiador y político fue sin lugar a dudas el presidente español más importante de la segunda mitad del siglo XIX. Cánovas del Castillo fue capaz de convencer a las principales y enfrentadas fuerzas políticas de que la única vía para alcanzar cierta estabilidad era el regreso de la dinastía Borbón.
    Además de ser recordado por ser el principal exponente de la Restauración española, es memorado por su posición en contra de la libertad de enseñanza y así como su postura pro esclavismo. No obstante, en el 8 de agosto de 1897 mientras estaba en el balneario de santa Águeda (Guipúzcoa), fue tiroteado por un anarquista que terminó con su vida de forma inmediata.

    Martin Luther King Jr.


    Martin Luther King Jr. Imagen: Wikipedia
    Esta figura fue un importantísimo líder del movimiento por los derechos civiles en EE.UU.. A finales de los años 50, Martin Luther King estuvo muy cerca de la muerte cuando una mujer con problemas psiquiátricos intentó asesinarlo al pensar que estaba conspirando en su contra.
    El activista de derechos civiles e igualdad de los ciudadanos de color, ganó el Nobel de la Paz en 1964 y en la actualidad queda memoria de sus discursos como el famoso 'I have a dream'. Desafortunadamente para todos aquellos que luchaban por su causa, King fue ejecutado en 1968 de un tiro por un francotirador mientras saludaba a sus seguidores.

    Mahatma Gandhi


    Mahatma Gandhi. Imagen: Wikipedia
    El asesinato de esta icónica figura pacífica en 1948 marcó el fin de toda una era. Fue el dirigente más destacado del Movimiento de independencia indio contra el Raj británico, para lo que practicó la desobediencia civil no violenta, además de un precursor de la palabra antes de la violencia, político y abogado hinduista indio.
    El 30 de enero de 1948, cuando Gandhi se encontraba orando en la mansión Birla junto a su nieta, un radical ultra derechista indio se aproximó a él y le disparó tres veces. El líder espiritual murió casi instantáneamente, causando el caos en la India y estallando el desorden en las calles.